Claro Como El Agua

[vc_row type=»in_container» full_screen_row_position=»middle» scene_position=»center» text_color=»dark» text_align=»left» overlay_strength=»0.3″ shape_divider_position=»bottom»][vc_column column_padding=»no-extra-padding» column_padding_position=»all» background_color_opacity=»1″ background_hover_color_opacity=»1″ column_shadow=»none» column_border_radius=»none» width=»1/1″ tablet_text_alignment=»default» phone_text_alignment=»default» column_border_width=»none» column_border_style=»solid»][vc_column_text]

Hablemos claro sobre el tema del agua

Estamos a punto de enfrentar una de las mayores crisis de abastecimiento de agua en nuestra querida y hermosa CDMX y quiero compartir con ustedes datos que considero de vital importancia para poder crear una conciencia sobre este problema a marcha acelerada.

Ahora para entender un poco de este problema desde una perspectiva más amplia tenemos que remontarnos a nuestras raíces, a que me refiero con esto; que seamos capaces de entender que era lo que ocurría cuando llegaron los primeros inquilinos a la bella cuenca del valle de México.

Cuando se formó la ciudad en el lago con las grandes pirámides y un chingo de chinampas, podríamos pensar que el ciudadano común arrojaba al lago sus aguas negras como actualmente se maneja nuestra Ciudad, pero quiero decirles ¡no señores!

La verdad es que los aztecas eran un pueblo muy civilizado y ellos poseían un método para poder separar el agua proveniente de sus desechos con las del lago y la lluvia.

Todo eso cambio cuando nació el magnífico pueblo mexicano, claro con una gran contribución del pueblo español (oseáse la conquista), una vez que adquirimos las costumbres europeas es cuando el problema del agua en nuestra ciudad nació.

Abundancia.

Como ya le mencioné antes los aztecas tenían un sistema muy sofisticado para el tratamiento y separación de aguas, ellos no mezclaban las aguas residuales producidas por los desechos de las actividades cotidianas con las aguas del lago.

Este sistema estaba basado en la abundancia porque los aztecas sabían perfectamente que tenían que guardar un equilibro con la naturaleza para que sus recursos no se vieran comprometidos, ya que como podrás haber escuchado en muchas campañas en pro del ahorro del agua; el agua es vida.

Escasez

Por el otro lado con la conquista y evolución de nuestra querida CDMX obtuvimos un sistema completamente basado en la escasez, ya que al construir en el lago eliminamos nuestra fuente natural de suministro de agua.

Y lo complicado de este sistema es que tenemos que depender de otras fuentes de agua, ya que al haber construido sobre el suelo lacustre eliminamos toda posibilidad de que los cuerpos de agua subterráneos que existen se rellenen en la temporada de lluvias, creando una paradoja bien conocida por cualquier capitalino; no tienes suministro de agua, pero tu cuadra está inundada.

 

Lo preocupante.

Queridos como se podrán dar cuenta es que hoy por hoy, enfrentamos una falta en el suministro de agua justo por una causa histórica y a pesar de que sea histórica estamos empecinados en seguir en este modelo que solo va terminar por convertir a la CDMX en un lugar polvoriento y desolado si no creamos un cambio de conciencia.

Es importante tomar en cuenta que el sistema Cuitzamala que se encuentra en las inmediaciones de valle de Bravo, es un sistema externo que abastece el 40% de la CDMX y por si fuera poco por todos los movimientos sísmicos y sobre explotación de agua subterránea han provocado que el 40% del agua que nos abastece se pierda en FUGAS.

Para que te des una idea imagina que cada que recibes tu sueldo te quitaran el 40% de este, no creo que sea muy agradable.

 

 

Pero no nos pongamos melancólicos ni entremos en desesperanza, porque si hay algo que se es que si nos ponemos la camiseta todos y cooperamos como sabemos hacerlo esto se puede revertir en poco tiempo, pero me gustaría dejar para mi siguiente entrada todas las soluciones que juntos podemos generar.

todo siempre se puede
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *